¿Por qué debería beber agua?

El agua es uno de los seis nutrientes esenciales que nuestro cuerpo necesita.

Los seis nutrientes son:

Hidratos de carbono

Proteínas

Lípidos (grasa)

Vitaminas

Minerales

Agua

Aproximadamente el 70% de nuestro peso corporal es agua.

 

Ingestión y excreción de agua.

Consumimos agua a través de los alimentos y lo que bebemos. También conseguimos un poco a través de la piel y los pulmones. El cuerpo, incluso, produce un poco de agua a través de la producción de energía en las células [trifosfato de adenosina (atp)].

El agua sale del cuerpo a través del sudor, la orina y la exhalación.

 

La ruta del agua a través del cuerpo.

El 90% del agua se absorbe en el intestino delgado y pasa a la corriente sanguínea. Desde allí, al líquido extracelular (el líquido que rodea las células), junto con diversos nutrientes y, desde el líquido extracelular, a las células. Ya en las células reemplaza al agua usada. Cuando el agua se transfiere al fluido extracelular, la sangre está lista para absorber más agua.

Es importante que las células tengan suficiente agua para poder funcionar de manera óptima. Si no, las células no funcionarán correctamente y enfermamos.

El agua consumida con los productos de desecho de las células se transfiere al fluido extracelular y, de allí, a la corriente sanguínea. Desde la corriente sanguínea, el agua fluye hacia los riñones, los pulmones o la piel.

 

Hechos I:

En reposo, el cuerpo produce aproximadamente 0,03 gramos (g.) de sudor por minuto y 540 g. por 24 horas.

Durante los momentos de gran actividad, el cuerpo produce 1 litro o más por hora.

En una sauna, el cuerpo produce alrededor de 40 g. de sudor por minuto, 1200 g. por media hora.

Con fiebre, el cuerpo produce de 5 a 6 litros por día.

Si no hemos estado tomando suficiente agua para cubrir lo que perdemos, el cuerpo necesitará más de lo que está disponible a través del intestino delgado y tendrá que tomar agua del fluido intracelular. Si eso no es suficiente, el agua se toma de las células. Si esto sucede durante un período prolongado, el cuerpo se deshidratará y ya no habrá suficiente líquido para producir sudor o se producirá solo un sudor muy concentrado. Lo mismo pasa con la orina.

Como ahora hay menos agua para transportar los productos de desecho del cuerpo, estos comenzarán a acumularse en el cuerpo y tendremos varios síntomas para demostrar que el cuerpo no está funcionando adecuadamente (enfermedad).

 

Hechos II:

A través de los pulmones perdemos alrededor de 0.25 mililitros (ml.) por minuto en reposo, y aproximadamente 5 ml. por minuto cuando trabajamos duro.

Cuando descansamos, perdemos aproximadamente 0.5 litros por día a través del sudor.

A través de la orina, expulsamos entre 1-1.5 litros por día.

 

Deshidración.

La deshidratación aguda ocurre cuando no se consume suficiente agua y se pierde un 10% o más del peso corporal en la pérdida de líquidos. En la deshidratación aguda existe un gran riesgo de morir por deshidratación. Es importante ingerir agua con un poco de sales minerales, poco a poco (el agua marina en ningún caso debe beberse). La sales ayudan a que el agua permanezca en el cuerpo, en lugar de salir directamente.

La deshidratación crónica ocurre cuando no se consume suficiente agua para cubrir la pérdida de líquidos durante un período de tiempo más prolongado.

 

Esto puede causar los siguientes síntomas:

Falta de energía

Heces duras

Mareo

Pérdida de apetito

Piel manchada

Eczema

Colesterol alto en sangre

Infección urinaria

Mayor riesgo de osteoartritis

Envejecimiento más rápido

Obesidad (la sed puede darle hambre falsa y escasez de energía e incitarle a tomar más alimentos, azúcares, etc.)

 

¿Qué es la sed?

La sed es la advertencia del cuerpo de que hay pérdida de fluidos y que el líquido debe ser ingerido.

Muchas personas no sienten sed. Esto puede deberse a que no escuchan la señal del cuerpo (sed) durante un largo período de tiempo y, por lo tanto, el cuerpo se ha vuelto tolerante con la sensación de sed.

El hecho de que no sienta sed no significa que no necesite líquido.

Otra razón por la que no siente sed puede ser porque confunde la sed con el hambre. Así que, en lugar de beber, come.

Si no tiene sed y comienza a beber normalmente (2 a 2,5 litros por día), la sed regresará naturalmente.

Si siempre lleva consigo una botella pequeña de 0,5 litros, es más fácil recordar beber.

4 botellas pequeñas de agua al día no suenan tan mal, ¿verdad?

Recuerde beber más si hace ejercicio o está en ambientes calurosos.

WhatsApp chat